26 mayo, 2024

Tras exhibirse con éxito en Malmö, hasta el próximo abril puede visitarse en el Moderna Museet de Estocolmo “A Divided Life”, la más extensa retrospectiva programada en los países nórdicos de la artista germano-sueca Lotte Laserstein (1898-1993), cuya trayectoria comenzó en Berlín en la década de los veinte. Tras graduarse allí en la Academia de las Artes en 1927 (fue una de las primeras mujeres en lograr el título), se hizo un nombre en el panorama creativo de la capital alemana gracias a composiciones que parecían condensar el espíritu de su tiempo: escenas que llevaba a cabo en su estudio o retratos de mujeres de apariencia cosmopolita y emancipada.

Se caracterizan sus obras, siempre figurativas y realistas, por sus atmósferas íntimas y por la conjunción de referencias a la tradición pictórica y temas contemporáneos, en buena medida ligados a los nuevos roles y percepciones de lo femenino en la República de Weimar. Gozó de éxito, pero este acabó abruptamente en 1933, a raíz del ascenso nazi: como judía, fue cada vez más excluida de las exposiciones públicas y tuvo que exiliarse en Suecia, circunstancia que, como ella misma afirmó, partió su vida en dos. Fue una invitación a exhibir su pintura en la Galerie Moderne de Estocolmo, en 1937, la que le permitió escapar de Alemania e iniciar, en el país escandinavo, una nueva etapa de su andadura como retratista y paisajista.

Lotte Laserstein. Autorretrato ante Evening over Potsdam, 1950. Fotografía: Albin Dahlström/Moderna Museet ©Lotte Laserstein
Lotte Laserstein. Autorretrato ante Evening over Potsdam, 1950. Fotografía: Albin Dahlström/Moderna Museet ©Lotte Laserstein

Atendiendo a aquella reflexión de Laserstein, esta antología se estructura en dos secciones: una primera dedicada a su obra temprana, la realizada en Berlín, y una segunda que repasa sus años suecos y que contiene expresivos autorretratos, imágenes conmovedoras de otros exiliados, escenas urbanas y naturales; a través de ellas es posible aproximarnos al modo en que experimentó esta autora el desarraigo: qué significó para ella desligarse de su entorno social y cultural primero y verse obligada a echar raíces en un nuevo contexto, obligada por circunstancias trágicas. Conforme al planteamiento de esta exhibición y desde una perspectiva actual, se espera que sus obras favorezcan el diálogo en torno a los patrones migratorios y a la propia experiencia del exilio hoy, desde un enfoque tanto emocional como social.

El redescubrimiento de esta pintora para la historiografía del arte y las exposiciones es relativamente reciente, y las muestras que hasta ahora se le han brindado en su país natal han atraído a numeroso público, pero se han centrado exclusivamente en su periodo alemán; la actual propuesta del Moderna Museet, comisariada por Iris Müller-Westermann y Anna-Carola Krausse, busca abrir ese arco y probar que, a lo largo de cinco décadas, Laserstein dio forma a un trabajo ampliamente complejo, temática y estilísticamente, que solo parcialmente ha salido a la luz. Concede, además, la misma relevancia en su carrera a la fase sueca que a la berlinesa.

Vista de la exposición Lotte Laserstein. A Divided Life. Moderna Museet, Estocolmo
Vista de la exposición Lotte Laserstein. A Divided Life. Moderna Museet, Estocolmo
Vista de la exposición Lotte Laserstein. A Divided Life. Moderna Museet, Estocolmo
Vista de la exposición Lotte Laserstein. A Divided Life. Moderna Museet, Estocolmo

No falta en el recorrido la que se considera una de sus obras fundamentales, Evening Over Potsdam (1930), representación de un grupo de jóvenes sentados en un balcón al atardecer, en un silencio pensativo, que se ha tomado como símbolo de la crisis social y la perplejidad propios del fin de la República de Weimar. Laserstein retituló esta composición como Mina Vänner (Mis amigos), en un homenaje a quienes había dejado atrás, en Alemania, y su génesis está bien documentada: el largo panel de madera que le sirve de soporte fue transportado, primero, en un ferrocarril de cercanías de Berlín a Postdam y, después, en un carro de caballos hasta la vivienda de unos conocidos de la artista, con azotea con vistas a esa ciudad. Los retratados se reunieron allí para los primeros bocetos, pero el prolongado proceso del que esta imagen es fruto se efectuó, de nuevo, en el estudio berlinés de la autora.

Lotte Laserstein. vening over Potsdam, 1930. Fotografía: Albin Dahlström/Moderna Museet
Lotte Laserstein. Evening over Potsdam, 1930. Fotografía: Albin Dahlström/Moderna Museet

Casi inevitablemente, por generación y por geografía, esta y el resto de sus pinturas de los veinte y los treinta comparten rasgos fundamentales con la Nueva Objetividad: un realismo vehemente, muy lejano al expresionismo; no temía mostrar el tedio o la desesperanza en sus modelos (son constantes en sus retratos las miradas perdidas) y Menzel y Holbein se encontraron entre sus referentes primeros. La energía patente en sus mujeres berlinesas de entreguerras no volverá a aparecer tras su marcha a Suecia; parece que no volvió a recuperar la artista el ánimo previo a la contienda (y a la muerte de su madre, en 1943, en el campo de concentración de Ravensbruck).

Su figura cayó en un cierto olvido en los cincuenta, coincidiendo con el auge de la pintura abstracta, pero pudo disfrutar, antes de su muerte en 1993, de un reconocimiento tardío desde finales de los ochenta. Anna-Carola Krausse, también comisaria de esta exhibición como dijimos, se hizo cargo de la que es quizá la más relevante que se le había brindado hasta la fecha: en 2003, en el Museo Das Verborgene de Berlín.

Lotte Laserstein. Evening Conversation, 1948. Fotografía: Lotte Laserstein Archiv Krausse, Berlin ©Lotte Laserstein
Lotte Laserstein. Evening Conversation, 1948. Fotografía: Lotte Laserstein Archiv Krausse, Berlin ©Lotte Laserstein
Lotte Laserstein. Russian Girl, hacia 1928. Fotografía: Albin Dahlström/Moderna Museet ©Lotte Laserstein Bildupphovsrätt 2023
Lotte Laserstein. Russian Girl, hacia 1928. Fotografía: Albin Dahlström/Moderna Museet ©Lotte Laserstein Bildupphovsrätt 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *