Pages

Categories

Search

Una visita a casa de Baruch Elron

Una visita a casa de Baruch Elron

by David Huertas
10 septiembre, 2016
Actualidad, Literatura
No Comment

(Reproducimos la traducción al español del siguiente artículo del poeta Adrian Grauenfels, escrito con motivo de las celebraciones y homenajes al pintor Baruch Elron este 2016 por su X Aniversario, entre los que destaca en España la próxima publicación del volumen “Maestro Elron” con el apoyo de Retrato Literario Libros, las A.C. Mentenebre y Besarilia y las revistas de estudios culturales Herejía y Belleza y Misterica Ars Secreta).

Visita a la casa del pintor Baruch Elron

Adrian Grauenfels.

Fuente: Retaua Literara. Mayo 2016.

Trad: Héctor Martínez.

*Se trata de la última parte del volumen In memoriam (Editorial Aglaia, 2016). pp. 25-32. Publicado como artículo en mayo de 2016 en Retaua Literara bajo el título Visita a la casa del pintor Baruch Elron.

Lo cierto es que el mundo es más

rico de lo que vemos o imaginamos;

Cuenta con 70 caras e innumerables virtudes y colores.

El creador tuvo piedad de nosotros, al no revelar todos sus secretos

bien cerrados tras puertas bloqueadas.

Debemos vivir mil vidas

Para traspasar innumerables mundos

Porque ni los sueños ni nuestros anhelos tienen fin.

Yakov Cohen, New Face.

Somos recibidos por la más encantadora de las anfitrionas: Lydia Elron, cónyuge del fallecido pintor Baruch Elron. Sus pinturas atraen y fascinan desde el primer instante, con el primer contacto. Entramos en una vivienda cálida, ordenada, llena de objetos de arte, dibujos, recuerdos y por supuesto pinturas de maestros, una colosal colección de cucharas de madera procedentes de Europa y África. No hay mucho tiempo y la mayor parte se nos va en hablar sobre el trabajo y actividad de Baruch. Una biblioteca enorme nos saluda con libros de arte, catálogos de diversas exposiciones y múltiples libros que aprecian la actividad pictórica del pintor israelí Elron. La lista de exposiciones individuales y colectivas es impresionante, más de 40, desde Costa de Marfil hasta Bruselas, Bucarest, Alemania, Países Bajos, Canadá y Nueva York. Elron siempre fue perfeccionando su estilo característico, Realismo Mágico, o juegos fantásticos entre la realidad concreta mezclada con la imaginación del artista extrapolada de la Biblia, la historia, el holocausto.

img_6881

En todas las obras encontramos un humor refinado, una mirada crítica sobre el hombre moderno obsesionado con el paso del tiempo, sus fetiches, siempre haciendo o deshaciendo, luz o nada. “El profeta” (1977) en la visión de Elron vive no en un barril, sino en una parcheada caja de madera, adornada con imágenes de cuando fue soldado, chófer de un jeep militar como patrulla en algún pueblo árabe. Su esposa se dejó olvidado un sujetador en la cueva del profeta. La decoración confunde el tiempo: el profeta está próximo a nosotros, con una botella de coca cola, un teléfono móvil y las tres futuras madres que son probablemente las musas del antiguo pintor, puestas en fila y aguardando el veredicto sobre el feto. ¿Quién asumirá la carga de la vida, continuarla en el feto deseado? Esa es la cuestión, los ojos del profeta nos apelan pidiéndonos ayuda y solución.

img_6930

Se evidencia en el pintor otra gran pasión sobre el sol, el aire, la naturaleza, las flores, y más aun, por las mariposas, símbolo conque refleja la idea de la libertad del espíritu. “Ideas que fluyen” (1970), cuadro en el cual un hombre pensativo es rodeado y cubierto por decenas de mariposas de todos los tamaños y colores que le provocan como ideas divertidas e inquietas. Con un ojo sobre nosotros, el filósofo nos escruta crítico: ¿entienden ustedes el mensaje, mis ideas?

dscf3854

Poesía con Mariposa

Auto de fe

de un tiempo estudiado atendiendo a los detalles, a las minucias en la margen de la noche,

por ejemplo, esta mariposa perdida en la inmensidad del cuadro

en el traqueteo de la máquina del café,

admirando la soledad del hermano mayor

el ventilado del techo

ausente en su larga e inútil hibernación

cuando los relojes marcaban

las 5 o las lascivas 6

o el olor del café o del tomillo o a pescado ahumado

trajeron al paladar palabras hambrientas…

Al día siguiente, se encuentra en una taza de café una mariposa

con las alas quemadas a la salida del sol.

img_6885

Vemos en Elron de primeras la conquista del color y la composición, pero su filosofía radica en los detalles, en las pequeñas variaciones de los grandes relatos de la humanidad. Como Delvaux o Magritte, el espacio pictórico es un pretexto para una fábula que tiene lugar en primer plano, aunque los ecos se encuentran lejos, en un horizonte perturbado por los productos de la civilización, y a veces intencionadamente traídos al primer plano introduciendo una disonancia absoluta con el tema tratado. Por ejemplo, en “Crisantemos en un vaso azul” (1989). Algunos pétalos sobre una mesa y un jarrón lleno de flores recién cortadas irradian optimismo, aunque en el segundo plano un paisaje árido nos sume en la desolación, con los muros en ruina y decadencia. Detectamos la presencia insospechada, amenazando al espectador en el primer plano: además del jarrón azul con flores, alguien ha dejado una piedra lanzada por el enemigo y dos casquillos que nos despiertan de la ensoñación, que nos llevan al conflicto inminente de las afueras.

dscf3862

Lydia me conduce al taller de Baruch. Una estancia ordenada y adornada con carteles de exposiciones, grabados, su paleta y los pinceles usados dentro de un recipiente de cerámica antigua. Sólo falta el caballete del artista, aunque el espíritu y la mirada se depositan en los objetos de la casa y en los conmovedores relatos de Lydia.

pensule

Nos despedimos, lleno de impresiones y con muchas cosas por descubrir. Al escribir estas palabras, me doy cuenta de que no toqué el tema del método de trabajo. Lydia me respondió a esto de inmediato por correo: “Todas las posibilidades fueron exploradas: el estudio de un modelo se podía limitar a una mera impresión, cuando le llamaba la atención alguien en cualquier parte, ¡por casualidad! ¡Era capaz de registrar el retrato de una persona como una cámara fotográfica! Dibujaba a veces… incluso en un billete de tranvía o en la servilleta de un restaurante. Tenía un bloc para bocetos, especialmente para cuando no estaba en casa y sabía que no iba a poder llegar pronto al lienzo de su taller. Cuando trabajaba directamente sobre el lienzo, primero dibujaba con lápices de colores. Además, sentía una verdadera pasión por la fotografía. De esto aún no se ha hablado.”

scan_pic0001

En la excelente serie “Las Cuatro Estaciones”, el cuatro panel “Invierno” nos intriga particularmente al sugerir que se cierra el ciclo del mismo pintor que nació, maduró y envejeció. Además de los pinceles y la pintura del vaso de agua junto a una tableta de medicinas, el pintor lucha contra el reloj, colocado sobre un libro de lomo rojo titulado “Mi vida”. El libro allí pintado se encuentra en la biblioteca de la familia, y Lydia nos muestra el excelente ejemplar del “El Huecograbado/La Gravure” –Editoral Hachette-, especialmente adquirido para este propósito.

img_6916img_6914

Sintiéndose llegar al final, Elron se pinta a sí mismo en un cuadro de despedida para sus seres queridos y admiradores, tumbado sobre tierra verde, con su eterno pincel en la mano, y su esposa que trae un ramo de flores blancas para su presunto funeral. Elron nos mira con gran humor a través de un par de ojos en las suelas de los zapatos, curiosos e inquisitivos, como si quisiera decirnos hoy, diez años después de dejarnos: Tenga cuidado, el arte, el sueño y la aventura nuestros continúan.

img_6876

Related Post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>