La máquina abstracta de Andrés Pachón

La máquina abstracta de Andrés Pachón

El madrileño Andrés Pachón viene desarrollando, desde hace aproximadamente una década, una trayectoria sostenida, más caracterizada por el trabajo de fondo que por hitos puntuales y basada en la manipulación de imágenes preexistentes a partir de procedimientos tecnológicos. Nos llama la atención sobre hasta qué punto esas imágenes, de las que muchas décadas pueden separarnos, pueden ser hoy puntos de partida para viajes de ida y vuelta en las que reflexionemos sobre las posibilidades del medio fotográfico, sobre nuestros modos de mirar (especialmente lo otro, lo diferente) y sobre cómo estos quedan condicionados cuando aquello que observamos se nos muestra en museos, archivos o en vitrinas como espacios o mecanismos de mediación.

Incide Pachón en que nuestra mirada no es pura ni objetiva, y la fotografía tampoco. Nuestras formas de ver y de leer las imágenes tienen mucho que ver con nuestra personalidad; con nuestros deseos, miedos y posicionamientos diversos y esa disciplina tampoco testimonia verdades incontestables. Cuando lo fichamos, hace tres años, nos explicaba que su trabajo venía abordando los usos fotográficos, señalando los mecanismos por los cuales este medio de representación, gracias a una serie de omisiones en cadena, fue asumido como portador de verdad. Mi trabajo mira al pasado para intentar comprender el presente, problematizando las formas bajo las que se han transmitido y perpetuado ciertas ideologías mediante el uso de la fotografía.

Andrés Pachón. "Máquina abstracta". Galería Ángeles Baños
Andrés Pachón. “Máquina abstracta”. Galería Ángeles Baños

En esa estela continúa y, hasta el 27 de octubre, presenta en la Galería Ángeles Baños de Badajoz “Máquina abstracta”, exhibición en la que nos propone una visualización experimental de los fondos de la Colección Digital de la Biblioteca Pública de Nueva York, compuesta por documentos visuales fechados desde el siglo XVI y hasta el XX y relativos a muy diversos asuntos; se agrupan temáticamente en categorías como plantas, afroamericanos, dioses, historia, negros, español, ornamentos, pájaros, indios de Norte América, Primera Guerra Mundial o cascadas, entre un largo etcétera.

Con ese vastísimo fondo llevó a cabo un proceso de investigación colaborativo: un dispositivo de Inteligencia Artificial fue entrenado para ver y clasificar imágenes nuevas tras procesar información de más de 180.000 documentos de esta misma colección y Pachón detectó que si atendemos a las formas de “ver” de esa Inteligencia Artificial, y nos abstraemos de los resultados de su clasificación, comprobaremos que es posible aprovecharnos de las posibilidades de esta tecnología sin perder nuestra mirada, dando lugar a modos nuevos de relacionarnos con lo real y con sus representaciones y significados. Hace hincapié en que no tenemos por qué asumir la información que la IA nos ofrece atendiendo a sus categorías automatizadas; podemos plantear, sirviéndonos de ella, caminos nuevos.

Andrés Pachón. "Máquina abstracta". Galería Ángeles Baños
Andrés Pachón. “Máquina abstracta”. Galería Ángeles Baños

Este proyecto, que el artista ha podido llevar a cabo tras obtener una Beca Leonardo a investigadores y creadores culturales de la Fundación BBVA, se presenta en Badajoz de la mano de una selección de quince imágenes de esa colección neoyorquina de las que se muestran, a través de un mapeo de calor, fragmentos más destacados para el aprendizaje de la visión artificial; un atlas general donde podemos visualizar los patrones de funcionamiento de la Inteligencia Artificial (algo así como el plano del inconsciente de este archivo); un libro que cuenta con diversos fragmentos extraídos del atlas general, completados para el proyecto de Pachón por las categorías, principales y secundarias (de haberlas), con las que la IA los vinculó en su aprendizaje y, por último, de un interfaz que nos permite “ver” a través de los “ojos” de la visión artificial y navegar por las más de ochenta categorías que han sido escogidas de la Colección.

A partir de la interacción del espectador, cada uno de los fragmentos del interfaz activará un nuevo atlas, proporcionándonos acceso a otros fragmentos asociados a una nueva categoría, así como a un nuevo grupo de categorías secundarias. El resultado: una experiencia en la que las intenciones del humano y la máquina se intercambian.

La muestra en Ángeles Baños ha desterritorializado la colección y permite al público navegar por sus intersticios y también articular nuevas relaciones entre representaciones y categorías. Así podremos generar nuestra propia “máquina abstracta”, sacar nuestras propias conclusiones y llevar a otros territorios palabras y cosas.

Andrés Pachón. "Máquina abstracta". Galería Ángeles Baños
Andrés Pachón. “Máquina abstracta”. Galería Ángeles Baños

 

 

Andrés Pachón. “Máquina abstracta”

GALERÍA ÁNGELES BAÑOS

Plaza de los Alféreces, 11

Badajoz

Del 11 de septiembre al 27 de octubre de 2020

No Comments

Post A Comment